Si yo fuera; si yo tuviera

<


p style=»text-align: justify;»>SANTO DOMINGO, RD.- A menudo nos encontramos con personas y al socializar con ellas nos damos cuenta de su gran inconformidad consigo mismo, que quiere ser tantas cosas y hacer tantas cosas que al final todo resulta ser un espejismo.

Muchos desde pequeños tenemos grandes aspiraciones y esa capacidad de soñar que nos transporta hacia nuevos horizontes, que transforma lo real en lo que idealiza la mente; otros en determinado momento solemos viajar a un mundo de ilusiones, pero luego nos damos cuenta de que es simple imaginación y que estamos en un mundo real, donde hay que soñar despiertos.

Cuando decimos “soñar despiertos” nos referirnos a que las cosas no llegan de lanada. Aunque algunos tienen la oportunidad de crecer velozmente porque ya tienen el terreno preparado con mucho anticipación y un gran apoyo (algunos con grandes capacidades, otros que forman parte de un anillo, a esos que llamamos dichosos porque están pegados, llegan y se plantan , marcan su territorio de inmediato); sin embargo, hay una masa menos afortunada que es la que tiene que labrar su propio futuro, luchar hasta el cansancio, día tras día para, peldaño tras peldaños, ir escalando esa escalera que conduce al éxito y que requiere de grandes esfuerzo y mucha perseverancia.

¿Cómo quieres tener los millones de un pelotero si nunca intentaste batear ni siquiera una pelota de media? ¿Cómo quieres correr si ni siquiera sabes caminar bien? ¿Cómo quieres alcanzar méritos si no has trabajado para ello? En la vida hay que ser coherentes.

Alguien dijo: “No te contentes con empresas ni deseos mezquinos, los deseos pequeños revelan la pequeñez del espíritu. Una buena y noble ambición suele embellecer una vida…”

Puedes tener escasos recursos, pero la pobreza de mente y espíritu puede resultar peor que la miseria. No sigas dormido en los laureles pensando en tus grandes anhelos, porque al final te darás cuenta de que has desperdiciado los mejores años de tu vida.

Ponle alas a tus sueños y empieza a volar, este es el momento, no postergues las cosas tanto, tu puedes ser y tener en la medida que te lo propones, pero ten en cuenta que no es fácil, puede resultar difícil mas no imposible, está en ti dejar de ser esa oruga.

Compartir

Comentários no Facebook